Orientación de Precisión

3903800_orig

El deporte de Orientación de Precisión, nace como parte de integración de personas con algún tipo de discapacidad física, en el deporte de orientación.

Para ello, se dota de un circuito apto para la circulación de sillas de ruedas, donde el objetivo principal no es llegar el primero, sino “acertar” el mayor número de problemas que la organización prepara, a través de un recorrido donde personas con discapacidad y sin discapacidad compiten en igualdad de condiciones.

Consiste en colocar varios controles sobre el terreno (entre 1 y 6), y deducir cual de todos ellos está colocado correctamente según nos indique la descripcion de control y la ubicación en el mapa del mismo (suponiendo que haya alguno bien colocado).

Gana quien mas aciertos hace, y en caso de empate, se decide en una prueba cronometrada con el mismo funcionamiento de puntuación (pero sólo 60 segundos).

La dificultad estriba en la imposibilidad de poder acercarte a los controles, en la cercanía de colocación entre ellos y en la lectura detallada tanto del terreno como de los elementos del mapa, y de la descripción de controles.

Siempre me ha resultado poco atractivo este tipo de competicion, por su complejidad y dificultad técnica. Ha sido este pasado fin de semana cuando he decidido dar el paso, y presentarme a mi primera competición en Navacerrada (Madrid).

Total 60 participantes tomamos la salida, el recorrido se componía de 20 pruebas mas otras 2 cronometradas para forzar el desempate en caso de un empate a puntos.

Tuve que asistir a la charla previa de explicación ya que no tenía ni idea de su funcionamiento, también escuché con atención los consejos de mi amigo Mario minutos antes de la salida, aunque de poco me sirvieron, ya que en el primer control me quedé bloqueado. Por cierto, prohibido hablar durante la prueba, aunque en orientación clásica también lo está.

Poco a poco, fui cogiendole el hilo y cada prueba que realizaba me atrapaba más, hasta el punto de tomarme muy en serio la competición, y disfrutar de nuevo (como un cerdo en un charco de barro). Hay que ver las variantes que ofrece el deporte de orientación, y lo enriquecedor que es, a todos los niveles.

Prueba aquí, prueba allá, algunas colocadas con mala leche, triangulación, orientación de los elementos, medición de distancias, y todo ello desde el camino, desde el mismo sitio por el que se mueve el único discapacitado que acudió a la prueba.

El resultado final fue de 16 aciertos sobre 20 en mi primera participación, que además me aupó hasta la séptima plaza del campeonato. Algo increíble que me ha servido para aprender, motivarme y conocer esta impresionante disciplina en la que la velocidad es lo último que preocupa.

Me apunto a la siguiente…

http://www.fedo.org/web/competicion/o-precision/calendario