Trazado de media distancia en el Balneario de Cofrentes.

Continúa la andadura.

5 competiciones de larga distancia, 2 de distancia intermedia, 4 sprints y 3 de liga local, antes de trazar lo que ha sido mi 4ª prueba de media distancia.

Creo que esta prueba se ha convertido en especial para mí, debido a que he podido experimentar nuevos aspectos que he incorporado en el siempre complicado trabajo de trazar una prueba, y que los voy a comentar para compartirlos.

Nada más pasarme Alex el mapa, me quedé un poco a cuadros, porque ví un mapa muy pequeño en extensión, como para poder trazar una media en condiciones. Una vez en la zona, viendo el desnivel que tenía el terreno y tras hacer una prueba, ví que se podían trabajar los recorridos en condiciones óptimas, si hacía cruzar a las categorías más altas al otro lado de la carretera.

Lo primero que hice antes de empezar con el trazado de la prueba, es leerme la normativa IOF para recordar y tener presente de manera actualizada, los requerimientos técnicos que requiere la competición. Lo segundo, dejar clara la ubicación de meta, 200 y entrega de mapas. Esto lo hago así, por experiencia.

Lo tercero, hacer un cálculo aproximado por cada recorrido, de distancia, desnivel y número de controles, en función de los tiempos de ganador que exige el Reglamento en cuestión, en éste caso me ceñí a LSE no a LACV (ya que los tiempos de ganador entre ambos reglamentos es diferente).

Ubiqué el triángulo de salida muy próximo al centro de competición, pensando en la proximidad de los aseos y restaurantes que hay en la zona.

Después de 4 años desde la hazaña del sprint en Venta del Moro, (donde ubiqué el triángulo de salida en una plaza con 6 bocacalles de salida, que hizo estragos) decidí aventurarme de nuevo, ésta vez con una situación más liosa todavía (en éste caso 8 bocacalles que salían desde el mismo triángulo y que fueron utilizadas por los/as orientadores/as). El mismo día que tomé la decisión, ya estaba viendo a todos/as los corredores/as indecisos sin saber hacia donde tomar la salida. Y así ha sido.

Triangulo

Poco después me enfrenté al desnivel (que ha sido mi auténtico quebradero de cabeza en ésta prueba), daba lo mismo por dónde dirigiese los recorridos, siempre superaba el 4% de desnivel acumulado. Y a ésto hay que añadir, la dificultad de intentar meter pocos controles, en una prueba que requiere de muchos controles, debido a que eran 4 competiciones las que teníamos que organizar.

El segundo punto de innovación que he incorporado a la hora de trazar esta prueba, es elaborar los recorridos de manera circular, los pares en el sentido de las agujas del reloj, y los impares a la inversa. Con éste método he conseguido que los niveles de dificultad entre los recorridos consecutivos, sean similares. Por ejemplo, rec 10 y 11, rec 8 y 9, rec 6 y 7, etc… reduciéndo así el número de controles total en la prueba, sin reducirlos en los recorridos.

Los impares tenían mejor distribuido el desnivel, los pares tenían mucho desnivel al principio y luego les venía la parte buena.

Una vez hecho ésto, vino la parte de probar los recorridos. Para mí es mucho más importante la sensación que experimentan los corredores/as que el tiempo que establece el Reglamento. Es muy sencillo, si clavas tiempos pero el corredor no se divierte, la carrera no tiene éxito.

El principal problema que tenemos los trazadores con la tabla de tiempos, es que debes finiquitar los trazados antes de conocer los inscritos en ellos, y si no sabes que deportistas van a participar en la prueba, clavar tiempos se convierte en una lotería. No me cabe duda, que quien creó esa norma, no era trazador, y cuando alguien evalúa tu trabajo exclusivamente por los tiempos del ganador, te das cuenta de que te evalúa alguien con menos conocimientos en la materia, de los que tú posees. Hace años existía lo que es una tabla con los kms asonsejables por categoría, variable mucho más eficaz que la actual, entonces jugabas a subir o restar distancia, en función del desnivel y el tipo de terreno, pero eso se quedó atrás.

Con la suerte de quien dispone en el club de compañeros/as que participan en categorías muy variadas, pude adaptar bastante bien los recorridos. Me gusta siempre quedarme un poco por encima de la norma, por respeto a los/as orientadores/as que se desplazan desde más lejos. En ésta prueba venían deportistas de Andalucía, Aragón, Madrid, Cataluña, Castilla La-Mancha y Murcia.

La clave de la prueba estaba en el tramo entre los controles 47 y 52, y los controles 55 y 53, que casi todos los recorridos tenían. Existe una senda que atraviesa el impasable por el río, y que permitía cruzar de una parte a la otra, sin hacer apenas desnivel. La ruta era entre 5 y 10 minutos más rápida que hacerla por cualquier otro sitio.

Tramos

Lo curioso de esa senda, es que la tuve que abrir a golpe de tijera de podar, en la que invertí casi 2 horas, además de meter los troncos que servían de puente para cruzar el río. Si pasaste por ahí, estate de enhorabuena porque elegiste la ruta óptima. Reconozco que era complicado ver la senda en los mapas a 1:7500, pero en el resto ¿?.

Ruta optima

Por último, trabajé algo completamente nuevo. Me atrevo a decir, que pocos o ningun trazador en España lo ha hecho, o lo ha tenido en cuenta a la hora de trazar. Reducir el impacto erosivo en la zona de los controles consiguiendo una distribución máxima de 3 recorridos por control. Imposible encontrarse una baliza con varias bases o estacas en ésta prueba.

Fue un reto para mí desde el principio, pero lo conseguí. Es ese trabajo que nadie ve, pero que queda patente en el bosque. Ya no es cuestión sólo de reducir el paso por tramos, sino de reducir el número de deportistas que pasa por cada control, para reducir el impacto erosivo en la zona de la baliza. Este ha sido mi éxito en ésta prueba.

Referencias

Es fácil de interpretar. A la izquierda están los números de los controles, arriba los recorridos que pasaban por esos controles. Los números de la tabla indican el orden de picada. Puede observarse la distribución de 3 recorridos por control que comentaba. Se escapa el 56 con 4 recorridos.

Por cierto, el control turístico fue el control 58, los agraciados fueron los rec 8, 10 y 11 (que no aparece en la tabla porque lo incorporé a última hora). El resto os lo perdisteis, lo siento.

All-focus

Lo que se divisa al final del agua, es una cascada con una caída de unos 15 metros de altura. Creo que la imagen lo dice todo.

Próximo trazado (a por la quinta media): Campeonato autonómico de media distancia en Vall d`Uixó, el próximo mes de noviembre, prueba organizada por el club Simepierdo. Mapa nuevo con apariencia de dificultad para trazar. Allí estaremos.

Nos vemos en el bosque.

5 dias de Palencia. 16 carreras de orientacion.

LLEGADA A GUARDO.

El sábado día 18 de agosto, llegamos a guardo en torno a las 19 h de la tarde con varias horas de retraso respecto al horario previsto, cuando salimos de Valencia.

Recogimos los dorsales y las bolsas del corredor y nos fuimos directamente a estacionar la caravana y acomodarnos en la zona de acampada.

La zona de acampada no pudo ser mejor, teníamos el suelo duro a escasos metros de distancia, una fuente con agua potable , la zona de vaciado de caravanas, dos establecimientos comerciales, la compañía de algunos compañeros del club, y el río Carrión que a mí personalmente me dio vida durante la semana siguiente.

 

1° CARRERA. Entrenamiento en el mapa de Perijon.

Aquí empezaba la odisea de Palencia, domingo día 19 por la mañana. Nos dirigimos al lugar de salida y opté por empezar con uno de los mapas que aparentaba mayor desnivel. El entrenamiento estuvo chulo, nivel de dificultad medio, hice toda la parte alta y posteriormente toda la parte de abajo hasta finalizar en el control 31. Mapa finiquitado.

La parte anecdótica de la jornada, vino determinada tras finalizar el entrenamiento. Sheila y yo movimos el coche hacia la parte oeste, esperando la llegada de Cris y Ainhoa. Estacionamos el vehículo en la única sombra que había y nada más salir del coche oí unos ruidos muy extraños, no quise asustar a Sheila.

Al llegar Cristina ella volvió a escuchar esos ruidos que procedían de una espesura muy cercana, sin duda se trataba de un animal de grandes dimensiones, en principio todo apuntaba que era un jabalí.

Nos daba un poco de reparo acercarnos por si nos embestía y entonces pasaron los organizadores con una furgoneta y nos dijeron que había un oso por la zona.

Finalmente Cris se acercó desde la parte sur y divisó lo que era un gran cordero. Al parecer se había despeñado desde la parte alta y tenía una pata rota. Decidimos darle agua y alimento y llamar al Seprona, un par de horas más tarde localizaron al ganadero y pudieron salvar al cordero. Los organizadores de la furgoneta se quedarían a cuadros al regresar y ver allí a la Guardia civil.

Digamos que fue una auténtica casualidad que parasemos justo en esa zona, que divisaramos al cordero, y que los servicios del Seprona actuaran de manera tan rápida y eficaz.

2° CARRERA. Entrenamiento en el mapa de las minas.

Después de comer, ese mismo día volvimos por la tarde a la zona, intercambiamos los mapas, y procedí a realizar el segundo entrenamiento.

Este mucho más técnico y bonito que el realizado por la mañana, con un nivel de dificultad alto, me resultó del todo gratificante. Al llegar al control 35 pude divisar una pareja de ciervos y justo en el control siguiente (el 36) volví a divisar otro ciervo. Aunque acabe atravesando un verde 3 que me puso de los nervios, finalmente pude completar el mapa completo en una hora y media. El control 32 me hizo perder 20 minutos, además de por no estar prebalizado, por la dificultad de lectura que ofrecía la zona.

3° CARRERA. Model event en el mapa de Tarilonte de la Peña.

El lunes 20 por la mañana fuimos a hacer el model event. El mapa resultó muy entretenido. Tras pasar por el control 41que estaba sin balizar, me crucé con Esther Gil y Sheila que me comentaron la mala ubicación del control 33, al llegar lo reubiqué pensando en los que faltaban por hacerlo, por lo demás un entrenamiento muy gratificante con las curvas de nivel bien trabajadas.

4° CARRERA. Entrenamiento en el mapa de Colonia el brezo.

Tran un refrescante (o helado) baño en el río Carrión de más de 1 hora, en compañía de algunos compañeros del Villena-O, seguí mi andadura de orientación.

Decidimos dejarnos este mapa para el lunes por la tarde, puesto que al día siguiente teníamos nuestra primera competición oficial y (anti oficial). Al mapa le faltaba bastante detalle y era incómodo de correr por la cantidad de piedras que habían, igualmente estaba falto de una buena revisión. No obstante disfruté mucho con el entrenamiento sobre todo en la primera parte (controles 35 y 36). La zona del río era muy relajante.

5° CARRERA. Competición nacional de larga distancia en Tarilonte de la Peña.

El martes 21 empezaban las competiciones. Digamos que el trazado de la prueba se quedaba un poco por debajo del nivel de dificultad exigido para mi categoría (M-21A), aunque venía anunciado en el boletín. No obstante hubo un tramo muy chulo entre la 9 y la 10 que me resultó muy atractivo e interesante. En el siguiente tramo jodí la carrera al confundir una senda con otra, y perder más de un cuarto de hora con el error (ruta a la 11 marcada en rojo), me vine abajo física y psicológicamente, pese a ello y tras cruzar el río, conseguir recuperar algo y finalice la prueba sin problemas.

He de decir que era la primera prueba de orientación que corría en torno a un lago y lo cierto es que el emplazamiento era bastante bonito, eso sí, no era el tipo de mapa mas apto para competir en verano, por su carencia de arbolado. Salidas tarde con temperaturas tan altas hicieron mella, los avituallamientos en carrera muy bien, en meta no tanto, faltó líquido.

Por la tarde sesión de una hora en las gélidas aguas del río Carrión junto a Beto y Vicente. Me dejé golpear la corriente en los gemelos, y los efectos de descongestión fueron demoledores. Ya dije, que el río Carrión me dió vida.

6° CARRERA. Prueba nocturna en el mapa de Velilla del Río Carrión.

Mi primera sorpresa al llegar a la zona de salida, fue descubrir que nos habían metido la misma categoría en la que estábamos inscritos en las competiciones oficiales, es decir, que siendo M-45, tuve que correr en la categoría M-Elite.

Me encontré ante un mapa de 4 km con 190 metros de desnivel y con balizas que no tenían reflectante nocturno, es decir una auténtica odisea. Hay que tener en cuenta la prueba de larga distancia que había disputado por la mañana, y la competición de media distancia que tenía que disputar a la mañana siguiente.

Decidí salir más despacio de lo habitual, pero como me pasa siempre, a partir del cuarto o quinto control empecé a coger ritmo y al final me lo tomé como otra competición cualquiera. Entre el octavo y noveno control caí en un agujero del que me costó más de 2 minutos salir, me quedé literalmente clavado. Por lo demás la prueba fue muy divertida, el tramo final muy rápido y acabé disfrutando la carrera. Incluso se me olvidó cenar, lo hice al llegar a la caravana sobre la 1:00 de la mañana.

Acabé mejor clasificado de lo esperado, entre otras cosas por la cantidad de abandonos que hubo en la categoría, no sé si por errores en tarjeta, o por las “cagaleras” de los que pensaban en la competición del día siguiente.

Al mapa le faltaba revisión. Vallas que no aparecían en el mapa y blancos convertidos en verde 3, que de noche acentuaban los errores.

7ª CARRERA. Competición nacional de media distancia en Pisón de la Peña.

Miércoles día 22. Siendo sensato, he de decir que me encontré físicamente muy bien, digamos que la prueba nocturna de la noche anterior me vino de perlas.

Salí con una concentración exquisita, prácticamente con rutas por encima de la línea roja. (La imagen no corresponde a mí recorrido, el mapa sí).

En el cruce del río elegí mal la ruta y perdí un par de minutos, hice lo propio en el tramo de la 7 a la 8, intentando evitar el desnivel y los toboganes, me bajé directamente al cauce del río pero un impasable me echó la decisión al traste y me tocó de subir toda la montaña. De ahí a meta todo muy bien, acabé muy satisfecho.

Por la tarde otra hora de río Carrión en los gemelos, introduje la silla en el río para aplicarme la hidroterapia y pude conocer a algunos compañeros del GOT que acudieron a darse un bañito (de los que deja sin aliento).

8ª CARRERA. Carrera de relevos palentinos en el mapa de Perijón.

Una de las competiciones de orientación más peculiares que he corrido jamás.

Se trataba de una prueba de relevos por parejas en modalidad score, con un mapa con 13 controles de los cuales tenías que picar como mínimo 4 y como máximo 9, antes de hacerle el relevo a tu pareja. Habían dos mapas diferentes A y B, uno para cada relevista.

Lo más peculiar es que salías a hacer el primer mapa sin saber quién era tu pareja en los relevos. Se trataba de salir a picar los controles que decidieras, y al llegar a meta, el primer relevista en cola de espera era tu pareja, con el cual intercambiabas el mapa.

Él tenía que completar los controles que yo me había dejado, y yo tenía que completar los controles que se había dejado él.

Mi decisión inicial fue completar los cuatro controles con mayor desnivel que habían encima de la montaña, pensando en que mi relevista podía ser un niño/a. De ida hacia la montaña pique un control, y de vuelta otros 2, completando así 7 de las 13 balizas (dejando las 6 más sencillas a mi relevista).

Mi relevista fue un portugués de categoría veterano que me había dejado 5 controles. Mi sorpresa fue qué 4 eran los que estaban encima de la montaña, y el quinto estaba muy alejado de la misma, por lo que me tocó subir y bajar la montaña otras dos veces más, al no poder hacer el bucle y a curva de nivel cómo hice mi en mi primer mapa.

Como resultado acabé destrozado físicamente y al día siguiente teníamos el sprint. La ventaja que tuve, es que la competición se desarrolló en el primer mapa de entrenamiento que hice, y navegué sin dificultad por la montaña, atacando bien los controles.

La parte más aburrida, fue la de repetir 2 veces la misma zona, algo que también le pasó al portugués. Su decisión fué completar un mayor número de controles salvando desnivel y el mio al revés. El lo que tienen estas pruebas, en cualquier caso, creo que fuimos una pareja muy bien compensada y acabamos clasificados en 5ª posición.

9ª CARRERA. Competición de Liga Nacional en modalidad sprint en Villanueva de la Peña.

Jueves día 23. Lo que me sucedió en el sprint es difícil de explicar, simplemente salí pasado de revoluciones, me costó un cuarto de hora adaptarme a la escala, y justo cuando el primer corredor estaba llegando a meta, yo picaba mi primera baliza. Creo que eso resume el desastre.

Salí del triángulo con la cabeza puesta en no fallar el primer control, y el rumbo lo saqué clavado, tan clavado que aparecí en el control 6 y la lié bien gorda porque al retroceder tomé mal el rumbo y caí a la derecha volviendo a desubicarme.

Después de patearme medio mapa y conseguir encontrar la primera baliza, dando ya por perdida la prueba, aproveché para hacer una lectura detallada de mapa y disfrutar de la competición.

Como resultado de ello clavé los 16 controles restantes y disfrute de lo lindo la prueba. El trazado era una media distancia corta claramente, los controles estaban demasiado escondidos para tratarse de un sprint, pero yo lo disfruté pese a las agujetas que tenía del desnivelaco del día anterior.

Busque al portugués del relevo pero no lo ví.

10ª CARRERA. Entrenamiento en Camporredondo.

Casi sin descanso, nos fuimos al suelo duro para poder conectar el coche con la caravana antes de que los franceses o los asturianos me cortaran el paso.

Había quedado con Vicente el día anterior, para irnos juntos a hacer el entrenamiento. Un entrenamiento con mucho desnivel acumulado y un control (el 35) situado a 1.500 metros de altitud.

Para llegar a la salida ya tuvimos que ascender unas cuantas líneas maestras. Lo primero que me sucedió, fue encontrarme de nuevo con un ciervo poco después de picar el primer control, y tras picar el segundo una preciosa vista de uno de los lagos.

El mapa se me antojo muy bonito casi desde el principio. Tras la brutal subida de los controles 40 y 34, me crucé de cara con Vicente que venía en el sentido inverso a las agujas del reloj. Era evidente que nos encontrábamos solos en el mapa, pocos orientadores pensaron en comerse un entrenamiento de éste tipo, despues de la tercera competición consecutiva.

Una vez pasado el control 35, el resto de la prueba era prácticamente cuesta abajo, tanto el bosque como el paisaje, me resultaron maravillosos. La fotografía de abajo la tomé entre el control 37 y 38. Correr por esa zona, una auténtica delicia. Los que no fueron, se lo perdieron.


11ª CARRERA. Competición de micro sprint en el campo de fútbol de Guardo.

Llegué cansadísimo del entrenamiento de Camporredondo, Cris y las nenas ya habían comido. Eran las 15h de la tarde y pudimos comernos un plato de arroz tailandés con pollo, que Cristina había preparado y que nos entró directo.

Fue acabar de comer, e irme directamente a la competición del micro sprint (literalmente con el último bocado en la boca, de hecho llegué tarde al centro de competición).

Tuve la grandísima suerte de caer en la séptima ronda en el sorteo de salidas, lo que me permitió al menos poder hacer la digestión sentado en las cálidas gradas. Mi idea era caer descalificado en primera ronda porque estaba reventado y necesitaba descanso, pensé que se trataba de una eliminación por parejas.

Lo que se hicieron son tandas de 40 orientadores, de los cuales clasificaban los 8 primeros.

Hice mi recorrido estrenando las sandalias ENIX 105 en competición oficial, y me fue muy bien, acabé muy satisfecho y me gustó mucho la prueba. Eso si, caí eliminado en primera ronda (pude respirar), porque si hubiese clasificado, conociendome hubiese entrado al trapo.

12ª CARRERA. Entrenamiento en Saldaña.

El viernes 24 era oficialmente día de descanso entre los dos eventos de Liga Nacional que estábamos disputando.

Como no podía ser de otra manera, yo hice el descanso entrenando. Y puedo dar gracias de haberlo hecho, porque descubrí uno de los mejores mapas para practicar orientación de España.

El mapa me lo paso Demetrio, y ya me advirtió que era muy complicado de leer, se trataba de un mini Rogaine para hacerlo en no menos de 2 horas.

La primera vista que me encontré en el bosque nada más bajar del coche, es la que tenéis en la foto. Creo que define lo que posteriormente sentí. Aquí sí que estaba completamente sólo, el bosque y yo, todo entero para mí. El mapa se usó en O-turismo el domingo 19. Cometí la prudencia de enviar ubicación en tiempo real a Cris, por si caía en algún pozo o agujero, y de paso que pudieran ver desde Guardo, el recorrido que iba completando.

Me adentré en un bosque con muy poco detalle, apto para la carrera continua, dónde no entraba un rayo de sol, y dónde por momentos esperaba encontrarme con algún animal salvaje.

Los niveles de placer iban subiendo tramo a tramo, me quedé literalmente atrapado  con el mapa, e incluso grabé un pequeño vídeo en uno de los tramos.

Después de una 1 hora y 20 m de orientación empecé a acusar el cansancio, y en este caso las señales musculares pudieron sobre las señales de mi cabeza, que me mandaban continuar, y decidí volver andando hasta el coche.

Es uno de los mapas que meto en el TOP 5 nacional, como uno de los mejores mapas de España para la practicar orientación de calidad, y me arrepentí de no haber hecho el entrenamiento en los primeros días, porque hubiese vuelto allí a repetir.

Tampoco entiendo cómo los organizadores no metieron una de las competiciones en ese mapa. Bueno, tal y cómo explico en el vídeo, el año que viene en Barracas organizamos nosotros una competición nacional en un mapa similar con menos desnivel y algo mas de blanco, lo que incita a pensar que serán 2 pruebas bastante técnicas, interesantes y bonitas. Apuntarlas en el calendario.

13ª CARRERA. Model event segundo día.

Por la tarde, Cris las nenas y yo, nos fuimos a hacer el model event de la segunda jornada. No sin darme antes otra sesión de río Carrión en las piernas.

Fui con la intención de completar todo el mapa pese a que estaba cansadísimo, y al día siguiente nos esperaba la competición físicamente más dura de todas.

Volví a utilizar la cabeza, y decidí hacerme el model event andando (único mapa en el que no llegué a correr), sacrifiqué dos balizas.

La zona boscosa me gustó mucho y la zona de piedras del control 31, la encontré bastante técnica e interesante.

14ª CARRERA. Competición de Liga Nacional de larga distancia en la Ermita del Cristo.

Sábado 25. La pifiada la metí entre el control 1 y el control 2 por no haber tomado una decisión rápida, perdí varios minutos y Enric que salía 6 minutos después, me adelantó en ese tramo (aunque fuí capaz de mantener esos 6 minutos de diferencia hasta el final de la prueba).

Puedo afirmar que el trazado era un clásico de larga distancia y el mapa espectacular, para mi gusto le sobraban algunos caminos o cables de luz. Muchos puntos de apoyo en comparación con el mapa de Saldaña que hice el día anterior.

Disfruté mucho del evento y cometí pocos fallos una vez picado ese segundo control. Lo más importante para mí es que físicamente me encontré muy fuerte, en relación con el resto de la gente. La gente llegaba destrozada, y yo llevaba muchas más competiciones que el resto.

Llegué a ese punto de insensibilidad, en el que después de tanta cantidad de entrenamientos, el cuerpo funciona por inercia. Acabé satisfecho, pese a la mediocre clasificación. Una prueba dura donde las haya, que completé con un tiempo superior a las 2 horas. Los avituallamientos perfectos en carrera e insuficientes en meta, como en las jornadas anteriores.

15ª CARRERA. Competición de orientación por parejas con móvil.

Tras el éxito del uso de las sandalias Enix 105 de 8m/m en el micro sprint, decidí competir con este calzado en la prueba urbana de Guardo que hicimos esa tarde.

All-focus

Está fue otra de las pruebas espectaculares que nos organizó el club Orca.

Consistía en salir a realizar la prueba de orientación únicamente con el móvil, recibiendo instrucciones de tu pareja que se encontraba en la plaza de meta con el mapa, visualizando tu recorrido.

Al llegar a la meta se intercambiaban los papeles. Digamos que me lo pasé pipa, una de las pruebas más divertidas de toda la semana. Sobre todo viendo el cabreo que muchas parejas tenían entre sí. Es una modalidad deportiva en la que reflotan las carencias comunicativas entre parejas (o no parejas), porque había de todo. Eso sí, no pude evitar echarme unas risas con los cabreos de la peña.

Por la noche, cena social en la jaula del polideportivo de Guardo. Un enorme agradecimiento de nuevo a todos los miembros del club Orca, por su esfuerzo, dedicación y atención mantenida, no solo durante la cena, sino durante toda la semana.

 

16ª CARRERA. Competición nacional de media distancia en Campos de la Peña.

Domingo 26. Llegó la última de las competiciones y tome la salida a las 8:34 h.

Una prueba muy bien trazada, con un buen aprovechamiento del mapa, y la más técnica de la semana.

Los errores me cayeron en el control 4 y 7 pese a que hice una buena carrera. Puedo volver a afirmar que disfrute muchísimo en esta competición de orientación exceptuando el tramo final a la 200.

Volví a encontrarme como viene siendo habitual en algunas pruebas de liga nacional, 3 balizas juntas en el control 200, pese a que la norma obliga a mantener una distancia mínima de 60 metros entre controles. Confundí el control 200 con meta, como le sucedió a más gente, pero el caso es que en meta tampoco se pueden poner varios controles juntos (eso solo se permite en trail-O).

Esa tontería me hizo perder 2 minutos en ese tramo y llegué realmente muy cabreado a meta. Además el control 200 (los controles 200 en éste caso, porque habían 3) estaban desubicados en relación a la descripcion de control). Parece que confundió y cabreó a bastante gente.

Basta con ubicar varias bases con un sólo farol, y no se montan estas confusiones y malestar.

En conclusión, 16 carreras en 8 días, algo que es la primera vez en la vida que consigo (parece cosa de marcianos), y no acabé tan fatigado como pensaba. La prueba que más acusé fue la larga distancia del martes, pero el calor y la hora de salida tambien influyeron.

Un 10 al club Orca en organización, y he salido de Palencia con la garantía de haber amortizado al 110 % el paquete contratado, porque además de las 5 competiciones nacionales, las 4 anti-oficiales y los 4 entrenamientos, pude completar 1 recorrido de O-turismo, descubriendo así, uno de los mejores mapas de España para la practica de orientación. Más no se puede pedir. La semana siguiente un merecido descanso por el norte de España, con baño incluido en la cascada del Xorroxin.

All-focus

Por cierto, que mi TOP 1, sigue siendo el bosque encantado de Urbasa (Navarra). A ver si en 2019 cae alguna prueba allí.

Un saludo, y nos vemos en el bosque.